El elemento esencial viene de dentro

La familia Crespel & Deiters …

En sí el elemento esencial, el almidón, proviene en Crespel & Deiters de los granos de trigo, pero en lo relativo a la continuidad del éxito empresaria, la empresa obtiene su elemento esencial de la fuerza y la cooperación de la familia. Llevamos cinco generaciones de Crespels y Deiters regentando las destrezas de la fábrica de almidón de trigo en Ibbenbüren. Por todo los altibajos económicos, dos guerras mundiales, inflaciones, la reforma monetaria y la división y la reunificación de Alemania. Sobre todo en los momentos difíciles es cuando la fuerza y la cohesión de la familia soportan a la empresa y a su gente.

El comienzo del imperio familiar

Exitosos como una unidad global, la familia consta, no obstante, de individuos. Con el paso de los años cada uno ha empleado su espíritu empresarial familiar, pero también sus talentos personales, para que Crespel & Deiters avance. Comenzó en 1858 con Alexander Crespel, cuando el hijo de un consejero áulico de Fráncfort fundó en la ciudad westfálica de Ibbenbüren la primera fábrica de almidón en Alemania. En una época en la que las nuevas ideas solían fracasar por el comportamiento conservador de muchos empresarios, el fabricante Crespel, ansioso de reformar, ya trabajaba orientado en el beneficio y en el mercado. Sus pensamientos modernos y sociales tienen un trasfondo lógico.

Tras una infancia en un hogar intelectual de la clase alta de Fráncfort, el joven Alexander conocía ya desde pequeño los valores humanísticos. Su padre, Bernhard Crespel, es conocido hasta el día de hoy por la literatura alemana. Su amigo de la infancia, Johann Wolfgang von Goethe le concede fama mundial con la descripción de su amistad en su biografía «Dichtung und Wahrheit». Y E.T.A. Hoffmann le concedió un monumento literario con el personaje de Rat Krespel en su obra «Die Serapionsbrüder». Alexander Crespel aprovechó sus conocimientos y su formación para crear una empresa con trasfondo social y orientada en el mercado. Esa exigencia sigue vigente con el paso del tiempo. Hasta el día de hoy la empresa familiar Crespel & Deiters tiene un trasfondo humanista.

Bernhard Crespel, en un dibujo de Johann Wolfgang von Goethe

Johann Wolfgang von Goethe era un íntimo amigo de juventud de Bernhard Crespel, el padre de Alexander Crespel. El hogar de ideas humanistas influyó mucho en el manejo de la empresa por parte de su fundador.

La concesión de Alexander Crespel para operar su fábrica de almidón en Ibbenbüren del 19 de febrero del 1859

Mientras Hugo y Gustav Deiters luchaban en el frente de la 1ª Guerra Mundial, en casa, en Ibbenbüren sus esposas asumen la dirección de la empresa familiar durante los locos años de la guerra, con la ayuda de Heinrich Bueren, un amigo de la familia. La familia no se olvida de la ayuda de su amigo y, más tarde, le hace partícipe de una tercera parte de la empresa.

La próxima generación

Tras abandonar el fundador la empresa se ocupa de su dirección su hijo Georg Crespel, que dos años después la abandona y deja en 1868 la dirección de Crespel & Deiters en las manos de su yerno Josef Deiters. En los años siguientes Deiters amplió la empresa. Con su fallecimiento en 1900 la dirección la ocupó su segunda esposa, Luise. Sus hijos Hugo y Gustav Deiters estaban haciendo el servicio militar y ambos se titularon como comerciante. En 1909 asumieron juntos la empresa. Solo cinco años más tarde estalla la 1ª Guerra Mundial y los hombres tienen que acudir al frente. Así que las mujeres tienen que tomar los remos. Maria, conocida como Mieke, y Luise Deiters regentaron la empresa durante una época muy dura. Debido a la guerra casi no había trigo. Las mujeres derivaron la producción restante a sucedáneos de forraje, queso desgrasado y materia prima para masilla, pintura y cola. Así, consiguieron mantener en marcha la empresa y ayudar a sus trabajadores y a sus familias.

Partiendo hacia una nueva era

En 1918 había concluido la 1ª Guerra Mundial. Gustav y Hugo Deiters vuelven a Ibbenbüren. Sus mujeres pueden volver al hogar y ellos se ocupan ahora de regentar el negocio. Pese a la paz no es una época fácil. La economía está por los suelos, muchos trabajadores no han vuelto a casa de la guerra. Pero la tercera generación supera con creces esa situación con su ideario y su espíritu empresarial. Crespel & Deiters se acuerda de la agricultura propia y funda además una actividad mayorista con tejidos. Los dos hermanos también superan con éxito las trifulcas de la Segunda Guerra Mundial y de la reconstrucción. A partir del 1945 Gustav Deiters trabaja sin descanso en la reconstrucción de la región Ibbenbüren. Se convierte en Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Münster y en 1953 es galardonado con la Condecoración de la República Federal de Alemania por sus grandes servicios.

Gustav Deiters se compromete tras la 2ª Guerra Mundial sin descanso para la construcción económica y de infraestructuras en la región de Ibbenbüren. Se convierte en Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Münster y en 1953 es galardonado con la Condecoración de la República Federal de Alemania.

La habilidad viene antes que el nombre

La cuarta generación de Deiters regentó la empresa desde el 1957 y diseñó una nueva dirección de la empresa y la diversificación de los productos del sector industrial. Desde el 1987 hasta el día de hoy la quinta generación,con Gustav Deiters jun. lleva los remos de la empresa. Pero en Crespel & Deiters cuando se trata de escoger al director general el nombre no es lo esencial, sino solo las habilidades. Para tener siempre la mejor directiva para la empresa, el gremio social decide quién es y sigue siendo director general.

«Incluso como miembro de la familia tengo un contrato por cinco años y tengo que presentarme siempre ante el gremio». Si está satisfecho puede quedar. Si no lo es, se nomina a un gerente externo», explica el sistema democrático el director general en funciones, Gustav Deiters.

Desde la construcción de la casa en 1858 es tradición que el director general, procedente de la familia, viva cerca de las instalaciones de la fábrica.

Juntos frente a los retos del futuro

Desde hace más de 150 años la familia Crespel & Deiters está al servicio de su empresa. Con alegría, compromiso, disciplina y un alto grado de responsabilidad para con sus trabajadores. Hoy, Gustav Deiters dirige los negocios de la empresa y se ha declarado comprometido al cien por cien con la empresa familiar. Para estar cerca y siempre a mano, vive, al igual que hicieron sus antepasados, con su familia en la casa construida en 1858 cerca de las instalaciones de la fábrica. Los valores familiares y la cohesión, no solo de la propia familia, sino también con los trabajadores, unido a la iniciativa empresarial visionaria hacen avanzar a Crespel & Deiters. Ayer, hoy, mañana.

Una familia fuerte: Crespel & Deiters desde ayer a hoy.

Alexander Crespel (1790–1884)
Fundador de la empresa familiar

Josef Deiters (1826–1900)
Yerno del fundador Alexander Crespel
Director general de la 2ª generación
Cambia el nombre de Crespel & Söhne a Crespel & Deiters

Luise Deiters (1835–1909)
2ª esposa de Josef Deiters
Regenta la empresa tras el fallecimiento de su esposo del 1900 al 1909

Hugo Deiters (1877–1951)
Hijo de Josef y Luise Deiters
Asume en 1909 junto con su hermano Gustav tras el servicio militar y una formación profesional comercial en el extranjero la dirección de la empresa familiar

Gustav Deiters (1874–1959)
Hijo de Josef y Luise Deiters
Asume en 1909 junto con su hermano Hugo tras el servicio militar y una formación profesional comercial en el extranjero la dirección de la empresa familiar
Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Münster
Titular de la Cruz federal al mérito de la RFA

Luise Deiters (1880-1965)
Esposa de Gustav Deiters
Dirigió la empresa con su cuñada, Maria, mientras los hombres luchaban en el frente durante la 1ª Guerra Mundial

Maria Deiters (1869–1929)
Esposa de Hugo Deiters
Dirigió la empresa con su cuñada, Luise, mientras los hombres luchaban en el frente durante la 1ª Guerra Mundial

Hugo Carl Deiters (1912–2003)
Sobrino nieto de Hugo Deiters
Dirigió hasta 1974 junto con sus primos abuelos Hugo y Gustav Deiters los negocios de la empresa

Hugo Deiters jun. (1931-2014)
Hijo de Hugo Deiters
Asumió con su hermano Gustav en 1957 la dirección de Crespel & Deiters y es jefe de distribución

Gustav Deiters (1934)
Hijo de Hugo Deiters
Asumió con su hermano Hugo en 1957 la dirección de Crespel & Deiters y es responsable de las áreas de producción/técnica, compra y finanzas. Tiene un papel esencial en el diseño de la nueva alineación estratégica de la empresa. En 1987 le cedió la dirección a su hijo Gustav Deiters jun.

Gustav Deiters jun. (1960)
Hijo de Gustav Deiters
Asumió en 1987, en la 5ª generación la dirección de la fábrica, amplió las áreas de non-food, food y extrusion y sigue siendo el director general del grupo empresarial Crespel & Deiters